REVISTA ESCOOLTURA

El efecto dominó de las emociones

El efecto dominó de las emociones

Por Tonny Alemán

¿Qué te hace pensar que lo que no conseguiste por las buenas lo vas a conseguir por las malas?

Hay gente que cuando está presionada en su trabajo, con sus propios problemas y algún amigo la busca para desahogarse, termina sintiendose peor, porque éste le ha dejado más carga. Después ante cualquier charla con algún compañero de trabajo o llegando a su casa, cualquier cosa que no le paresca se puede convertir en un detonante de toda la presión que trae encima.

Por ejemplo una hija de familia que llega del trabajo a su casa al solicitarle algo a su madre y ésta negarse, puede convertirse en ‘la gota que derramó el vaso’, o sea el detonador de toda su presión y entonces aboga a sentirse miserable y víctimisarse como en una especie de chantaje, causandose más daño a sí misma que a quien trata de convencer, al saber que lo que se le niega ya lo ha consedido antes a alguna de sus hermanos y decir “¿cómo a él o a ella sí la ayudaste, diste, o lo que sea con lo que esté reprochando. Esto solo te rebaja y hace sentir menos a ti mismo, con tu propio consentimiento. Y lo que le sigue a esto es pelearse con el resto de sus heranos, con su padre o con cualquiera que viva en su casa. Provocando así una especie de Efecto Dominó de las Emociones.

El compararnos siempre pone a alguien en desventaja y cuando estamos conscientes siempre lo hacemos a favor. El caso es que cuando lo expresamos inconscientemente siempre es en nuestra contra. Sujiero que tengas más consciencia de las palabras que usas en tu lenguaje común, porque cada una de ellas son decretos inconscientes que has hecho a lo largo de toda tu vida. Por lo tanto esos sentimientos se convirtieron en pensamientos, y estos en palabras y las palabras en acciones que desenbocaron en tu propia realidad actual.

Mi consejo es que nunca te compares, agradezcas la sinceridad, aunque sea en una negativa, y pienses en un plan b. Recuerda que la insistencia está a un paso del ruego y rogar nos denigra y convierte en nada. Generalmente ese ‘nada’ nos  llena de tristeza o coraje.

Contrario a estar sereno o divertirse, la desesperación hace más veloces los cambios y más lento el avance hacia el objetivo. La mejor manera de hacer las cosas es ‘desesperadamente en calma’.

Si las cosas estan presionando o de plano van mal, no pasa nada si te distraes conscientemente en otra cosa, ya que tu inconsciente es el mejor buscador de respuestas y hará despreocupadamente a su debido tiempo, todo lo correcto por ti.

Es decir si tienes un grave problema que te está robando la calma, tu inconsciente ya ha sido activado involuntariamente y ha empezado a buscar las posibles respuestas a lo que te sucede en base a las experiencias que hayas vivido. Por ello puedes salir concientemente a divertirte hasta que en cierto momento en medio de lo que estés haciendo te caerá el 20 de la respuesta o algunas opciones para la misma.

Like this Article? Share it!

About The Author

2 Comments

  1. Katia febrero 11, 2016 at 2:41 am

    Extraño! justo cuando me encuentro en una situación complicada, este texto describe lo que he necesitado escuchar desde hace algún tiempo. Gracias a quien lo escribio 🙂

  2. admin febrero 16, 2016 at 6:34 am

    ¡Es un gran honor servirte Katia!

    El universo te bendice.
    Saludos 🙂

    Tonny Alemán

Leave A Response