REVISTA ESCOOLTURA

¡El ganador de la noche!

¡El ganador de la noche!

El auditorio Pabellón M estalló en furor al darle la bienvenida a uno de los máximos exponentes del genero urbano… NICKY JAM.

El puertorriqueño regresó a la sultana del norte con su tour “El ganador tour” el cual se conforma de casi hora y media llena de baile, música y energía derrochada en el escenario.

Pasadas las 9:30 de la noche el reggaetonero se hizo presente en el escenario del Auditorio Pabellón M el cual lució a su máxima capacidad interpretando uno de los temas que lo ha llevado al reconocimiento internacional “Hasta el amanecer” seguido de “Travesuras” hicieron que el publico no volviera a tomar su asiento en toda la noche.

Con una vestimenta obscura en su totalidad, su ya tradicional gorra y un carisma que lograba hacer una conexión interminable con el público, el cantante se entrego en todo momento ante un escenario que relucía a la perfección gracias a los efectos especiales, pirotecnia, los músicos y bailarines que lo acompañaron en todo momento.

Éxitos como “El Amante”, “Bella y sensual”, “Si tu la ves” y “El perdón” fueron las canciones con las que el publico se mostraba más eufórico y ansioso por seguir disfrutando una noche que pareciera no tener fin.

Antes de despedirse el conocido también como “El ave fénix de la música urbana” se dio la oportunidad de tener un acercamiento más intimo con el publico más cercano al escenario y es que fueron varias las veces en las que Nicky extendió sus manos para recibir sus obsequios y por supuesto saludar a la mayoría de ellos.

Para finalizar el cantante se entrego con una sonrisa llena de gratitud hacia el público, inclinándose hasta besar el escenario para luego levantarse y aventar su gorra hacia los asistentes, así fue como NICKY JAM, dio por terminado su show, comprobando una vez más por que es considerado como uno de los más importantes interpretes de la música urbana.

Cortesía Pabellón M.

Fotografía Eliuk De La Torre

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response