REVISTA ESCOOLTURA

El Túnel del Obispdo

El Túnel del Obispdo

.

La creación de pasadizos secretos. túnele, caminos y otros medios de comunicación entre lugares estratégicos de una ciudad, siempre han sido de las narraciones favoritas en la imaginación colectiva. Monterrey no es la excepción, y se cree que en la ciudad se construyó el Túnel del Obispado.

Dice una vieja leyenda, que desde el siglo XX existe en la ciudad un túnel, el cual conectaba la Catedral de Monterrey con el Obispado. Al parecer la construcción fue erigida en secreto en la época de a Invasión Norteamericana en 1848. En ese entonces, un grupo de tranajadores construyó en secreto un túnel, como ya se ha dicho, que iba desde Palacio del Obispado hasta la Catedral de Monterrey, con el fin de que se tuviera un escape y acceso para ambos edificios, si era necesario. Se dice que los visitantes del Obispado, antes de su retauración, situaban el acceso del túnel en cierto hundimiento del piso, ya que por éste transitaban monjas, frailes, caballeros y bandoleros de la época.

Muchos son los que afirman que es tan amplio, que el carruaje del Obispado lo recorría sin dificultad y que tenía comunicación con el Convento de las Monjas del Verbo Encarnado y con el Palacio Episcopal. Los curiosos estudiantes de secundaria, escudriñando por los viejos muros de su antiguo plantel, han visto en no pocas veces, cierta lápida misteriosa que cubre la entrada a este pasaje legendario. Estas narraciones, al paso del tiempo, se han vuelto tenebrosas, al rodearse de rumores de distintas prácticas ocultas. Se dice que después de la guerra, el túnel fue utilizado para rituales secretos, y que también para ocultar relaciones entre algunos sacerdotes y religiosas de la época.

Si bien se podría pensar que sólo es un mito, cabe mencionar que en a esquina de la calles de Morelos y Zaragoza, se aprecian antiquísimos arcos de ladrillo que confirman que bajolos cimientos se esconde un sereto, que bien podría ser la existencia del misterioso Túnel del Obispado

.

Texto tomado de el libro: Leyendas de Nuevo León, de Pamela Anet Valle.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response