REVISTA ESCOOLTURA

El verdadero secreto del éxito musical

El verdadero secreto del éxito musical

Que si el talento, que el marketing, que las redes sociales… todos muy buenos  elementos para lograr el éxito, pero la verdad es que si una banda en serio va a llegar a algo más que tocar en la cochera de su casa, lo vital es que todos sus integrantes realmente lo quieran.

Ni todo el virtuosismo, ni todo el dinero, ni toda la calidad del mundo van a hacer que tu banda avance como cuando existe un objetivo común.

Triste, sí. Pero desgraciadamente cierto. Por eso es tan difícil sobresalir en una escena en la que además tienes que luchar contra la corriente no sólo con los problemas habituales, los organizadores y demás, sino porque para empezar existen conflictos internos en misma banda.

La prioridades de cada quien suelen ser muy diversas y es complicado compaginar varias cabezas para lograr que todos caminen en una misma dirección. Juntar personas con diferentes ideas, edades y situaciones de vida puede resultar ser una tarea titánica.

Esto no es nada nuevo, les pasa hasta los grandes… por eso hay tantas rupturas y proyectos en solitario. Y es que cuando la frustración llega al máximo nivel es fácil recordar aquel dicho de: Si quieres que algo salga bien hazlo tú mismo.

Y es que una banda puede llegar a ser tan poco llevadera como un mal matrimonio. Celos, enojos, silencios pasivo – agresivos, infidelidad, falta de compromiso. Sí, todo eso también está presente en la agrupación y multiplicado por tres, cuatro o cinco… He ahí el meollo del asunto.

Tomando este ejemplo, sería bueno que se ahorraran y le ahorraran a los demás mucho tiempo y disgustos.  Así como antes de entrarle de lleno a una relación sentimental seria se recomienda pensarlo, hablarlo y establecer alguna normas, reglas o algo por el estilo. Al iniciar o incorporarte a un proyecto musical debes considerar ciertas cosas.

Sin importar si la banda es original o de covers, si cobran o no. El tiempo y esfuerzo de los demás es valioso, así que hay que respetarlo. Si realmente nunca vas a poder ensayar, si asistir a los eventos, grabaciones y entrevistas te resulta cada vez más complicado, tal vez sea momento de dejarle sitio alguien con más disposición.

Si para ti eso de ser músico es meramente un hobby o una estrategia para conocer pareja, no pasa nada, puedes hacer tu propia banda con personas que compartan tu mismo interés y ser muy feliz. Si lo que pasa es que realmente no compartes el gusto por el género que toca tu banda, siempre puedes elegir una que se adapte mejor a tu personalidad.

Y si tu situación de vida realmente no te lo permite. Te pega tu novia / novio, te regaña tu mamá, vives muy lejos, o se enfermó tu gato y quieres pasar más tiempo con él.  Seguro es el momento de reconsiderar tus prioridades y tomar decisiones, así evitarás que alguien más las tome por ti.

Y bandas… háganse un favor. Mírense unos a otros a los ojos y pregúntense (sinceramente) ¿A dónde queremos llegar con todo esto? Si las respuesta coinciden ¡Aleluya! están un paso más cerca de lograrlo.

Por Angélica Escobedo

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response