REVISTA ESCOOLTURA

Intento de secuestro y…. ¿nadie hizo nada?

Intento de secuestro y…. ¿nadie hizo nada?

Por Trilce Acosta

Lo más triste de ayer cuando un viejo me llegó por la espalda, me arrimó el pito y me abrazó por el estómago y el pecho, agarrándose de mi bubi y me dijo que no gritara. Esto sucedió frente a al rededor de 20 personas en una avenida transitada saliendo del metro en CDMX. Yo gritando como loca y la gente mirando, volteando la mirada a otro lado cómo si nada pasara, como si yo no fuera nada.

Yo corriendo y gritando, y la gente sin preguntar qué es lo que me había pasado o si estaba herida: Las únicas que me preguntaron qué había pasado fueron dos prostitutas que estaban afuera de un hotel. Estaban muy asustadas y pálidas porque vieron todo.

No sé cuales eran los planes del tipo, si conducirme a un lugar amenazada (como se roban a muchas chicas para trata o feminicidio, las abrazan por la espalda y les dicen que no griten, acto seguido las suben a un carro) o si me iba a quitar la bolsa, cosa que no hizo. Pudo haberme baleado como salen en las noticias todos los días de asaltantes, o navajeado como acostumbran hacerlo cuando no cumplen su cometido.

Pero yo volteo a verlo a los ojos y le grito, no le pego ni nada, me mira a los ojos y comienzo a gritarle; el tipo se queda perplejo sin saber que hacer con los brazos abiertos y los nudillos entre cerrados (tal vez planeaba ahorcarme porque le vi la cara), pero afortunadamente corrió y se fue.

Lo mejor es que le escupi en la cara las palomitas que me venía comiendo.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response

Anal