REVISTA ESCOOLTURA

La niña que pidió un milagro a Jesús

La niña que pidió un milagro a Jesús

Por Tonny Alemán

A las cosas increíbles que suelen pasar en nuestra vida, los creyentes de Dios las llaman milagros y los no creyentes generalmente se enfocan en buscar una explicación lógica para explicar algún tipo de suceso sorprendente, que rompe con el paradigma tradicional del sistema ya conocido. Tal es el caso que vivió la hija de una joven madre en 2014, a la quien aparece en facebook como Lau Flor-MerEscalante, quien conmovida y sorprendida por el hecho sorprendente que le sucedió a su hija, se decidió a publicarlo e las redes sociales.

A continuación citamos su testimonio:

—Hola a todos,

lo pensé mucho antes de poner este post. Pero de verdad que estoy muy agradecida con mi Dios, que tengo que da testimonio del milagro que ha hecho en la vida de mi hija, y de mi familia. El 19 de diciembre de 2014 ella tuvo un accidente en la escuela y media pulgada de su dedito meñique le fue amputado con el filo de la puerta del salón de clases.

En el hospital no se pudo pegar el pedazo de su dedito, ya que la pieza amputada ya no tenía vida. Los doctores diagnosticaron que su dedito iba a quedar corto de por vida e iba a necesitar terapias para tacto y movimiento del mismo. Su manitaestaba completamente enyesada y tuvo su yeso por casi un mes. Pero gracias a Dios y a la gran fe que mi niña tiene, su dedito ha sido restaurado. el mismo 19 de diciembre de 2014 por la noche, saliendo del hospital, ella pidió que la lleváramos a la iglesia para orar por su dedito.

Todas las noches su dedito estaba en sus oraciones y una mañana se despertó y me dijo muy emocionada: “¡Mamita, soñé que Jesús vino y tomándome de mi mano jaló mi dedito, y mi dedito creció!”. Yo solo la abracé y le dije: “Sí, mi niña”. Pero cuando le quitaron el yeso nos dimos cuenta de que su dedito realmente le había crecido. ¡Y en menos de dos meses del accidente, el dedito de mi princesa ya estaba completamente reencarnado, y hasta con uña! No puedo parar de agradecer a mi Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo por este milagro. Solo tenemos que creer en las promesas de Dios nuestro señor.

La madre de está afortunada niña comparte finalmente un versículo de la biblia: Salmos: 66:1-3: Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra. Cantad la gloria de su nombre. Poned gloria en su alabanza. Decid a Dios: Cuan asombrosas son tus obras.

No cabe duda que Dios nos sorprende de muchas maneras y la fe sigue moviendo montañas. Ojalá que las montañas que tu quieres mover en tu vida, también puedan ser removidas con la oración.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response