Si te gusta jugar con tu cabello, arrancártelo, pasarlo por tus labios o por la cara —incluso comerlo—, puedes estar enferm@. [...]